26 sept. 2008

Tercer paso: control y punto medio

Yo no sé vosotros, pero yo voy de un extremo a otro. Es decir, alguna vez que he estado a dieta he llegado a pesar 63 kg y me he mantenido así dos años, en ese tiempo no piqué ni una sola vez nada que pudiera denominarse como "que engorda", ni una patata frita, ni una cocacola, ni tarta en cumpleaños, vamos, nada de nada. Pero yo no sé que me pasó, que unas navidades probé un cruasán relleno de chocolate porque me estaban dado un latazo increíble... lo probé, lo relamí, lo saboreé y mi cuerpo se paró y dijo ¡¡¡pero que coño he estado haciendo yo estos años!!! ¡¡¡esto es la vida!!!. Y empecé a comerme otro, y luego otro, y así hasta terminar con una bolsa de medio kilo: y acabé en urgencias con un cólico que ya casi veía la luz al final del túnel (no mires a la luz Nita, aléjate, caca!!!)

Recuerdo un capítulo de Los Simpson, en el que Homer hacía de "sirenita" y se zampaba medio océano a ritmo caribeño. Pues similar me pasó a mí. Cuatro años después de aquello me di cuenta que pesaba casi 40 kg más que entonces. Y me miré en el espejo y casi no me reconocía. La verdad es que no sé como pudo pude abandonarme tantísimo. Es increíble.

Pero de lo que estoy segura es de que lo importante es encontrar el equilibrio. Es decir, ni ser tan estricta como yo lo fui, ni pasarse tanto como para casi autofagocitarme a mí misma.

El caso es que pensando me he dado cuenta que tengo una enfermedad o adicción. Y esa es la comida. Supongo que soy como una drogadicta que volvió a caer en su droga.

Y ahora estoy en pleno proceso de des-intoxicación.

23 sept. 2008

Segundo paso: Buenos hábitos

En fin, cuánto tiempo sin postear!!, entre que he estado de exámenes y enferma casi no he tenido tiempo de nada. Pero bueno, en estas semanas, he ido cogiendo buenos hábitos tanto alimenticios como físicos, aunque aún no me he apuntado a ningún gimnasio, después de cada comida salgo a andar entre media hora y una hora, para evitar sentarme y que todo lo ingerido vaya directamente al culo!

Hoy he tenido cita con el endocrino y me he llevado una grata sorpresa, ¡he adelgazado 2,800 kg!, así que creo que la cosa va bien. Lo increíble es, que aunque realmente, no sea mucho peso adelgazado, la ropa me baila una barbaridad, casi voy enseñando los paños menores por la calle porque se me van cayendo todos los pantalones.

¡Esto parece que funciona!

Pero es verdad, que he pasado momentos críticos: el sábado me invitaron a una barbacoa, en la que corrían litros de sangría, kilos de chorizo, morcilla (que no me gusta, pero que increíblemente, el otro día me apetecía... lo que hace la necesidad!), panceta, carne... vamos, todo lo que engorda un montonazo. Y fui muy buena y sólo me comí un filete de ternera a la plancha, y no piqué absolutamente nada.
Luego de postre hubo helados de todos los tipos, sabores y tamaños. Tampoco tomé nada, y para matar el gusanillo (que es que el helado es mi perdición) me tomé un café solo, ardiendo en mi estómago jeje, creo que dio resultado :D

Y por ahora eso es todo! Ánimo compañeros, que empezar es lo más difícil!

8 sept. 2008

¿A quién no le ha pasado alguna vez?

Pues es que encontré este vídeo y me hizo gracia, porque creo que casi todo el mundo ha fantaseado alguna vez :)


1er paso: pesaje

Yo creo que lo que peor me sienta es que la gente de buena voluntad me diga con la mejor de sus sonrisas: eres guapísima (tosecita, mirada de arriba a abajo, tosecita de nuevo y caída de pestañas) de cara... si estuvieras más delgada...
¡¿de cara?! y es que me dan ganas de decir... y ¿de qué voy a ser guapa? ¿del culo?... o soltarles, tú también eres guapo, si no tuvieras: esa cara de pringado. O en plan: ¡uy que guapa!, pero tienes unos bigotes de cigala que no te favorecen nada...

Y es que parece que por el hecho de estar gordo, ya pueden decirte lo que les venga en gana. Y no.

Bueno, después de todo esto, he de decir que me he pesado esta mañana antes del desayuno y casi me da un soponcio: 94,400 kg. Ufff esto tiene que empezar más fuerte de lo que pensaba. Así que si mido 1,68, mi peso normal, estaría entre 60-66 kg. Con lo cual, pues eso, lo que dije ayer: 30 kg.

En fin. Comencemos por los buenos hábitos. A ver que tal se da el día hoy :)

7 sept. 2008

La niña tocino begins

La niña tocino, comúnmente denominada "tocina" , "tocinita" o "toci" por sus allegados, familia y amigos -con más mala hostia todo hay que decirlo- nació un 12 de diciembre de 1982. Y vino al mundo, no sin poco esfuerzo de su dolorida madre, puesto que la criatura -usease yo- pesaba nada más y nada menos, que 4,150 kg del ala. Ahí es nada.
La enfermera al verme le dijo a mi madre: ¡mira que muchachote más hermoso has tenido!

Y bueno, ese muchachote hermoso, era yo, una niña. Y ya apuntaba maneras.

El caso, es que hoy en día, con 25 años, y unos cuantos kilitos de más... pongamosle: como que 30, ha decidido dejar de lamentarse y ponerse manos a la obra.
Y lo único que podré decir sobre los que me llamaban gorda es:

¿Yo? Gorda, pero ¿tú? Gilipollas.

Y tracatrá. Ojalá esta andadura dure mucho y que logre mi objetivo, a ver qué tal.